Manifestantes en Bryant Park durante la mañana del 1º de mayo de 2012. Foto de Erik R. McGregor

Luego de las manifestaciones históricas de este pasado 1º de mayo y el decepcionante silencio de los medios comerciales, decidimos recoger una muestra de las historias e ideas de los presentes para llenar el silencio que ha dejado la prensa con las voces del 99%. A continuación, algunos cortos testimonios de latinos que estuvieron en las calles este pasado #M1.

 

Ayer, 1º de mayo, decenas de miles nos lanzamos a las calles con la esperanza de que el cambio es inevitable. Queremos volver a ser parte vibrante de esas interconecciones que mantienen la vida de nuestro planeta. Ya basta de explotación, de jerarquías que determinan cómo debemos vivir de acuerdo a nuestra raza, orígen, género, preferencia sexual, creencias relegiosas, etc. Ya basta de pensar que un@ es mejor que l@ otr@! Tod@s somos parte de un mismo mundo, tenemos una gran contribución que hacer y la estamos haciendo. Tenemos que terminar con lo “establecido” y crear maneras alternativas que inviten a la igual participación. Es muy importante seguir preparándonos para la huelga total, continuemos inyectando vida y alegría a nuestr@s herman@s, y exploremos otros medios de subsistencia comunitaria. Es importante demostrar nuestra naturaleza y poder como humanidad y lo tenemos que hacer.  ¡La necesidad de cambiar las prácticas que nos han convertido en medios de conseguir ganancias para los que se benefician de la explotación es urgente!

Gina Peña-Campodonico

 

¡La Marcha del 1º de mayo estuvo formidable! El sol brilló en la tarde y la personas sonreían. Era interesante ver personas de diferentes edades, grupos étnicos, clases sociales, religión e ideologías todas juntas hablando sobre un tema que les concernía a todos; cómo crear un mundo más justo y equitativo. Pienso que el mensaje que mucha gente recibió fue el de participación, acción y transformación.

Así mismo, fue muy grato ver a la Federación Americana de Maestros representada en el parque Union Square. Necesitamos que todos los maestros del país participen en este movimiento, ya que una de las causas más importantes que debemos defender en este momento es el derecho a una educación gratuita a todo nivel; primario, medio, secundario y universitario. Los más afectados con los recortes económicos son los estudiantes de escuelas en vecindarios pobres. Estas escuelas escasean de recursos, los maestros son despedidos y las escuelas cerradas. Pienso que cerrar una escuela, especialmente en una zona necesitada, es un abuso y un crimen que debe ser combatido.

Debemos involucrarnos en el movimiento de Ocupar con la convicción de que nuestra sociedad debe y puede cambiar. Debemos proponemos a respetarnos, unirnos y colaborar el uno con el otro en la lucha por nuestros derechos de equidad y justicia. No nos olvidemos que la unión hace la fuerza.

Maestra indignada

 

Elsa retratada por Democracy Now! en #M1

Yo vivo fuera de New York pero fue una maravillosa experiencia llegar a la ciudad y encontrarme con tanta gente de diversos lugares alrededor de Nueva York que tenían tantas cosas en común conmigo. Miles y miles de personas se reunieron y participaron en marchas con el mismo espíritu y una misma idea de mantener esta lucha hasta donde sea posible para combatir todo aquello que nuestro gobierno está cometiendo contra los ciudadanos. Lo que más me impresionó fue la cantidad de personal policial, mopeds, camionetas, helicópteros, etc que aparecieron al final de la marcha. Habían separado la marcha del tráfico como por 5 cuadras y estaban las calles cubiertas de policías como si fuera algo violento que necesitaba protección. Esto me parece que está completamente fuera de lugar y no tiene nombre. El NYPD necesita reevaluar su sistema y el militarismo con el que está enfrentando este movimiento.

Elsa de Providence, Rhode Island 

 

1º de mayo, 2012

Un poco después de las 9AM llego al centro de Nueva York para unirme a la celebración del Día del Trabajo, preparada durante mas de dos meses. El día comienza bajo una lluvia leve, un poco culposa, que no logra desanimar a l@s manifestantes. Personas de todas las edades, razas y culturas marchan en círculo frente a Bank of America, en la calle 42. Va llegando más y más gente. Cuando ya no cabemos más partimos a hacer un recorrido de protesta por el vecindario de los mayores bancos, corporaciones y medios de difusión. Vamos cantando y lanzando consignas con la fuerza de la coherencia y de la lucidez de quienes saben reconocer cuando están frente al sinsentido de la codicia, la crueldad y la falta de amor que hoy afecta al mundo. Pero vamos alegres y despiert@s. Las ocurrencias y la espontaneidad de la correntada parece alimentarse de si misma… Y la policía nos sigue el día entero, fijándose que no nos salgamos de la vereda, que no bloqueemos el paso, que crucemos la calle sin hacer un show de danza para los automovilistas parados frente a la luz roja…y cuando llegamos a algún edificio sensible, que no nos detengamos a incomodar a nadie.

Otros que nos siguen todo el día son los medios de difusión, pero al final del día no ponen la celebración en las noticias porque no han comprendido lo que presenciaron. El movimiento Occupy Wall Street no es la norma, ni lo conocido y previsible. Los medios no saben que hacer con OWS, resignados como están al mundo jerárquico, lleno de escalas de comando y acostumbrados como están a tratar con lideres excluyentes y portavoces amaestrados. Estas son instantáneas de nuestro mal presente, del reino de lo secundario, donde lo más importante es evitar ver como vamos perdiendo nuestra humanidad. Y cuando la gente menos lo espera, comenzamos a cantar A -Anti-Anticapitalista!

Pasa un señor de mediana edad amurrado, apurado, que nos grita Comunistas! Y seguimos caminando por las calles, cantando, bailando, repartiendo periódicos, volantes y botones a l@s neoyorkin@s y l@s turistas para que se acuerden. De algunas tiendas nos miran l@s vendedor@s, nos hacen señas y sonrisas de aliento por las vitrinas, pues tal como nosotr@s, son el 99%. Durante este día marchamos dos veces más y la última vez se nos unen los sindicatos y agrupaciones de inmigrantes. Somos muchas decenas de miles y ahora tenemos que ir por la calle. Terminamos el día más abajo de Wall Street, en la punta sur de Manhattan donde se nos permite congregarnos para una Asamblea General multitudinaria. Poco antes de que finalice la asamblea parto a casa, agotada pero contenta de haber manifestado el sentir de mi corazón y el entender de mi mente en este día.

2º de mayo, 2012

Despierto y veo que hay mensajes en mi móvil. Anoche ha llegado la policía y ha desalojado a la gente. Much@s han sido golpeados duramente y much@s arrestados. Antes de entrar al trabajo paso por la corte penal donde usualmente llevan a l@s detenid@s. En la entrada hay un grupo de jóvenes de OWS esperando a l@s liberad@s. Comentan que tratándose de un lugar con poca iluminación y a esas horas desierto, no hubo testigos de lo que hizo la policía, aparte de los afectados. Les pregunto qué quieren que les lleve cuando salga a almorzar. Me dicen que necesitan vendas, cinta adhesiva y ungüento desinfectante. Al almuerzo llevo lo que se me ha pedido a est@s muchach@s querid@s que aun no pierden el humor.

Patricia Ríos

 

 

Ayer vimos lo que a veces términos vagos como ‘solidaridad’, ‘comunidad’, ‘pasión’ y ‘democracia’ realmente significan. Nos conectamos y reconectamos con extraños y amigos durante las marchas, piquetes, talleres, discusiones, musica y todas las demaás acciones emocionantes que estaban ocurriendo. Ayer vimos a gente despertarse de la pesadilla que es la sociedad y estuvimos allí para confirmar su esperanza en que otro mundo es posible.

Tomamos las calles, miles de nosotros, y nos aseguramos de no prestar demasiada atención a la gran presencia policiaca que trataba de impresionarnos con su ubicuidad y sus caras enfurecidas. Rosa Luxemburgo dijo, “Aquellos que no se mueven, no se dan cuenta de las cadenas que cargan.” Nos movimos, brincamos y bailamos ayer, hacia la imaginación y las nuevas posibilidades. Que florezca la libertad y mantengan sus ojos sobre nosotros, porque estaremos cortándonos nuestras cadenas.

Solidaridad,
Ying

 

[versión original en inglés]

Yesterday we saw what sometimes vague terms like solidarity, community, passion and democracy really entail. We connected and reconnected with strangers and friends, during the marches, pickets, teach-ins, workshops, discussions, music and all the other wonderful actions that were happening. Yesterday we saw people waking up, from the nightmare that is society and we were there to confirm their hope that another world is possible.

We took the streets, thousands of us and made sure not to pay too much attention to the large police presence there, trying to impress us with their numbers and grimlooking faces. Rosa Luxemburg said: Those that do not move, do not notice their chains. We moved, we jumped, we danced yesterday, towards imagination and new possibilities. Let freedom spring and keep an eye out for us, because we will be there cutting our chains loose.

Solidarity,
Ying

 

Me siento orgullosa de que los activistas de Occupy May Day organizaron el evento para apoyar las fuerzas de derechos de inmigrantes mediante el reconocimiento de dos factores: que, en años recientes, las demostraciones de derechos de inmigrantes han radicalizado el 1º de mayo, y que la lucha por el 99% implica ser solidarios con los más humillados, atacados y marginados. En la Ciudad de Nueva York (NYC) se creó un espacio seguro para celebrar una manifestación y una marcha en las que los más vulnerables pudieran participar: el arresto puede ser una experiencia muy distinta para quienes corren el riesgo de ser deportados o encarcelados si los atrapan. Fue muy curioso ver que los medios de corriente principal eligieron ignorar por completo este aspecto del 1º de mayo en NYC. La mayoría ni tan siquiera mencionó la enorme participación central de los inmigrantes y de los grupos de justicia para inmigrantes.

La Universidad Libre (Free University) fue una experiencia inspiradora; debemos crear no solo nuestra propia historia, sino nuestro propio futuro. Formé parte de una sesión sobre encarcelamiento masivo, de detención de inmigrantes y presos políticos. Nuestra oposición a la criminalización y al encarcelamiento masivo de personas negras y de otras víctimas de opresión —¡hay más de 2.4 millones de presos hoy día!— puede desarrollarse en ideas sobre cómo reemplazar este sistema con uno que no dependa del castigo permanente y que resuelva las desigualdades e injusticias fundamentales, en lugar de lanzarles otra ley criminal (como, por ejemplo, el uso de “crímenes de odio” en una sociedad cuyas leyes fomentan, en esencia, el odio). Las conversaciones y preguntas que tuve en Madison Square Park ayer son un paso para usar la creatividad del 99% en el establecimiento de estructuras sociales y comunidades saludables que puedan sustituir las estructuras que el 1% nos ha atragantado.

Ayer sentí una dosis de libertad gracias a las conversaciones que surgieron entre desconocidos. Somos muchos más de lo que pensamos (o de lo que los medios quieren que creamos). Hay muchas vidas, muchas historias, muchos deseos y muchas diferencias entre nosotros. Pero ayer en NYC pudimos sentir nuestra solidaridad y voluntad de luchar los unos por los otros, de adoptar las necesidades de los otros a medida que reconocíamos las nuestras.

Laura Whitehorn

 

[versión original en inglés]

I felt proud that Occupy May Day folks configured the day so as to support immigration rights forces, recognizing two things: That May Day has been radicalized in recent years by immigrant rights movement demos, and that fighting for the 99% means acting in solidarity with those who are most villified, attacked and marginalized. In NYC, space was made for safe rally and march so that vulnerable people could participate: Risking arrest is a different thing for those who risk deportation or return to prison if they get busted. It is particularly interesting to me to see that the mainstream media choose totally to ignore this aspect of May Day in NYC. Most didn’t even mention the huge central participation of immigrants and immigrant justice groups.

Free University was an inspiring experience. We have to create not only our own history, but our own future. I was part of a teach-in on mass incarceration, immigration detention and political prisoners. Our opposition to the criminalization of Black people and other oppressed people by the phenomenon of mass incarceration (more than 2.4 million behind bars today!) can develop into ideas of how to replace this system with one that does not rely on permanent punishment–and one that resolves fundamental social inequities and injustices rather than slapping yet another criminal law on them (for example, use of “hate crimes” by a society whose laws are essentially hateful). The conversations and questioning I experienced in madison sq. park yesterday represents a step in putting the creativity of the 99% behind the establishment of social structures and healthy communities that can replace what the 1% has shoved down our throats.

Yesterday felt like a dose of freedom, with conversations blooming between total strangers. There are more of us than we think (or than the media wants us to believe). We have many lives, many histories, many desires, and many distinctions among us. But yesterday in NYC you could feel our solidarity, our willingness to fight for one another, to embrace one another’s needs as we move towards meeting our own.

Laura Whitehorn